Los ingredientes de una fusión de éxito

Nacida de la fusión de Tekka y la actividad odontológica de Serf, Global D, sita en Brignais, pretende ser el número uno en Francia en número de implantes vendidos a partir de 2014.
Tekka se quemó las alas al desplegar una estrategia de crecimiento muy ambiciosa. Comprada en el tribunal de comercio en junio de 2012 por Menix Group, a la cabeza de Serf en Décines y de Dedienne Santé en Montpellier, está viviendo un nuevo impulso en el seno de Global D.
Esta nueva entidad reúne a Tekka y a las actividades odontológicas de Serf. «Menix Group estaba muy interesado en las competencias de comunicación y marketing de Tekka, sobre todo porque su gama de implantes dentales y productos para la cirugía maxilofacial complementa totalmente a la de Serf», explica Patrick Rondot, presidente de Menix Group. «La fusión se realizó rápidamente porque un gran número de empleados de Tekka se habían desarrollado en Serf y disponíamos del mismo sistema de información, etc.».
Global D aspira al primer lugar en número de implantes vendidos en Francia a partir de 2014, con la venta de 100 000 unidades. El nuevo grupo, instalado en los antiguos locales de Tekka en el parque empresarial de Sacuny, en Brignais, cuenta con 90 personas y tiene como objetivo un volumen de negocio de 18 millones de euros en 2013.
Por su parte, Serf y Dedienne Santé se dedican a actividades ortopédicas (prótesis de cadera y de rodilla y cada una tiene, respectivamente, 80 personas en plantilla y un volumen de negocio de entre 23 y 24 millones de euros en 2013 y 45 personas en plantilla y un volumen de negocio previsto de 8,3 millones de euros).

Estrategia internacional

El fundador y exdirectivo de Tekka, Thierry Rota, había creado ex nihilo filiales en Turquía, Marruecos, España, Alemania, etc. Estas filiales comerciales acusaban grandes pérdidas y tuvieron que cerrar o reestructurarse: la filial turca fue recuperada por su antigua directora odontóloga, que se asoció con su ex director comercial, mientras que Thierry Rota creó su empresa en Marruecos, donde distribuye los productos de Global D.
Patrick Rondot apuesta sin miedo por Italia, donde la filial comercial ya ha logrado estar en equilibrio tras haber sufrido pérdidas importantes. «Es un país de científicos especializados en odontología que publican muchos artículos en las revistas internacionales. No podemos lanzarnos a la exportación siendo desconocidos. Hemos cerrado una asociación con universidades italianas con el fin de aumentar nuestra visibilidad antes de lanzarnos internacionalmente».
En 2013, alrededor del 20 % de la actividad del grupo se llevaba a cabo fuera de las fronteras y el objetivo era alcanzar rápidamente el 50 %. A partir de 2015, abriremos una filial al año en el extranjero», revela Patrick Rondot.

El implante más pequeño del mundo

En Canadá, México, Brasil, etc. las homologaciones están en curso. En determinados países, Global D se beneficia de la experiencia de Serf, que ya cuenta con referencias en dichos países.
El desafío es considerable: aunque solo se contabilizan 450 000 implantes vendidos en Francia al año, el mercado es de 800 000 en Alemania y de un millón en Italia, por ejemplo.
Dos nuevos implantes aparecerán en publicaciones francesas y deberían aparecer en publicaciones internacionales a finales de 2014 o principios de 2015. Por otro lado, el grupo prueba en Italia el implante más pequeño del mundo, con unos «primeros resultados muy esperanzadores».
Global D, que cuenta con numerosos equipos en Brignais (fabricación, centro de formación, quirófano, etc.), se apoya en una organización afinada para desplegarse según «un modelo menos agresivo» que el que había elegido Tekka. «El aumento del volumen de negocio es una palanca y no un objetivo en sí mismo», subraya Patrick Rondot. De aquí a finales de año se contemplarán, sin lugar a dudas, nuevos crecimientos externos.

Claire Pourprix, Le Progrès